La paz esta en mi…

11/15/2016

    

Hubo un tiempo en que un viento de huracán desbastador atravesaba mi vida.

Entonces grité al Señor: “Si quieres que yo viva, hazme vivir…”

Inmediatamente sentí que una gran alegría invadía mi corazón.

Desde entonces, esta alegría está siempre presente en mí. He atravesado tempestades, tormentas,

crisis familiares, y he pasado a través de ellas cada vez.

Conozco ahora una felicidad constante, calmada,

apacible, hecha de paz, de alegría apacible que me habita sin descansar, y esta felicidad es contagiosa.

La veo en mis relaciones con los demás.

Soy feliz y este estado de alma facilita la práctica de las otras actitudes de vida.

Yolaine Bernier, Voluntaria, Canadá