América latina – por la paz, la justicia e instituciones sólidas

8/26/2017

En 2015, las Naciones Unidas terminaron un primer programa de 15 años, “los objetivos de desarrollo del milenio” y adoptaron otro, rumbo a 2030: los objetivos de desarrollo sostenible.

El 16º de estos objetivos encara la paz, la justicia y la solidez de las instituciones. El conjunto de los objetivos apunta a la transformación de nuestro mundo. “Para alcanzar estas metas, todo el mundo tiene que hacer su parte: los gobiernos, el sector privado, la sociedad civil y personas como usted”, según el sitio Web de las Naciones Unidas.

¿Participan las oblatas en realizar estos objetivos?

Por supuesto, pero ¿Cómo? Una noticia en este sentido vino de María C., misionera en República Dominicana. Está involucrada en la ONG Ascala, ayudando a las personas en tramitar sus pensiones y respondiendo a demandas relativas a derechos laborales. Una de las abogadas de Ascala participó en un encuentro regional en la Argentina, para intercambiar experiencias  sobre empoderamiento jurídico. Las organizaciones reunidas por La Red latinoamericana de empoderamiento jurídico se expresaron públicamente por una declaración, el 24 de junio 2017.

Vieron que muchas “comunidades” tienen un acceso limitado a la justicia por profundas y estructurales desigualdades y por obstáculos de tipo geográfico, simbólico, económico, edilicio, lingüístico, cultural y de diseños institucionales. Para superar esta situación, exhortan a los Estados, a los organismos regionales y de la comunidad internacional y al sector privado actuar en varias maneras, y se comprometen en trabajar junto a las personas y comunidades para poner los derechos en sus manos, realizar campañas públicas y acciones de incidencia para la implementación de políticas más justas.

Se puede apoyar la declaración escribiendo a community@namati.org