¿Hay más grande que yo?

6/8/2016

Historia de mi vocación, mi recuerco de niña.

Estoy en el 2do año, la pregunta del pequeño catecismo decia: ¿Porque Dios nos ha creado? « Es para conocerlo, amarlo y servirlo ».  Mi madre tenia dos hermanas religiosas y un

hermano Padre Oblato.  Cada cinco años, venian a visitarnos.

Observaba que mis tías se retiraban en su cuarto para rezar y que cada día, mi padre las llevaba a la misa.

En mi cabeza de niña, mi reflexión era la siguiente : si me hago religiosa, aprenderé a rezar mejor, a quererlo mejor y a servir mejor a Dios.  También dijo  a mi madre : « Si un hombre

viene y quiere casarse conmigo, mandale afuera con el escoba ».

Yo esperaba que mis problemas de salud, un día, esten un recuerdo no más.  A menudo, decia a Dios : «¿ Porque darme el deseo y no la salud?  Un día, al Santuario de Beauvoir, he

rezado y he presentado de nuevo mi deseo al Señor.  « Si un día usted me necesita, hagame una señal ». 

He buscado para encontrar una comunidad que aceptaría una persona delicada de salud.

Unas comunidades religiosas habian publicado un folleto titulado ESCOJE.  He mandado unos pedidos.  La respuesta era siempre, « Usted no tiene suficiente salud».

Un día, he tenido la felicidad de conocer a las oblatas de Sherbrooke.  Me informaran de la existencia de las oblatas externas.  He pedido al Padre Parent de admitirme como oblata

externa, dandole mis incapacidades físicas.  Mi reflexión era que yo no tenia nada a ofrecer al Insituto como oblata interna.  Además de mi deseo, me faltaba una condición esencial, es

decir participar a las obras del Instituto.

Un año termina, no tengo noticia del Padre Parent acerca de mi pedido.  Un día, el Padre llega á la casa de mi madre, quiere hablar solo con ella. Después, el Padre me dice que estoy

aceptada y que me esperan.  Estoy muy sorprendida!

Padre Parent me dice : « Si tienes la vocación, tu enfermedad, el eczema, se sanará ».  Algo miraculoso se produjó para siempre.

Otra situación : en el año 2000, tengo un problema de fibrilación auricular, estoy internada en el hospital.  El médico me avisa de no tomar más aspirinas (que yo tomaba desde años)

porque estaré tomando un medicamento para la sangre sino, puedo paralizar.  Dijo al medico que tengo fuertes dolores de cabeza, si paro de tomar las aspirinas, voy a morir de dolor.  

El día siguiente, se habia ido el dolor y desde el año 2000, puedo créer que uno, más GRANDE hacia parte de la solución.

Un día, recibo un regalo : me nombran animadora de equipo,  hacia 18 meses que yo estaba en el Instituto.  He pensado : Padre Parent no debe conocer mis limites, o Padre Parent y

Reine Aimée Welsh, la directora, han descubierto aspectos de mi persona que yo no conozco.  Acepté diciendome que lo peor que puede pasar seria un fracasso.  Pero, no! El regalo fue

que por fin, me encontré a mi misma.

Realizo que tengo buen juicio, que soy una persona serena, con empatía y con capacidades para solucionar situaciones difficiles en la paz y la comprensión.

Las dolores siempre pertenecen a mi diario vivir.  Uno, más GRANDE que yo, me da energía y esperanza.


Marie Paule F.