Juntas para encontrarse, comunicar y vivir la unidad en la diversidad

8/30/2017

Del 31 de julio al 3 de agosto 2017 en Nicolet, Quebec, Canadá, una trentena de oblatas de 12 nacionalidades que ocupan un servicio de autoridad en el Instituto, ya sea en su conjunto o en una de las cinco regiones constituidas en 2013-2014, se dieron cita para conocerse mejor, compartir sobre su vivencia y seguir juntas dos días de formación. ¡Una novedad en el Instituto!

Un personal de apoyo estuvo también presente para facilitar una mejor comunicación. Con días bellos y calurosos se estaba bien en la casa de formación diocesana del Seminario Mayor de Nicolet. Un día, al atardecer, Mons. André Gazaille, obispo del lugar, saludó al grupo y a cada una personalmente.

La primera jornada se llevó a cabo conjuntamente con el consejo de administración para la presentación de las recapitulaciones de vida de cada una de las 5 regiones. La segunda, fue entre los consejos regionales, donde se tocó el tema de las atribuciones y del futuro del Instituto. Un periodo de preguntas y respuestas con el consejo de administración concluyó esta jornada.

En la tercera jornada, Gilles Levesque, sicólogo, mediador acreditado y entrenador certificado, actuó como un modelo de respeto, de apertura y de humor. A través de simulaciones dinámicas, enseñó las bases de la comunicación eficaz en contexto intercultural y a distancia, así como los principios de influencia y de retroacción constructiva.

El último día,  Gilles Routhier, sacerdote, decano de la facultad de teología de la universidad Laval, en Quebec, releyó nuestra historia – narrada en Peregrinación de un Instituto de Marie-Paule Malenfant – enfocando la evolución de nuestro carácter internacional y multicultural a través de la catolicidad – una cualidad inherente de la Iglesia, valorizada por el Concilio Vaticano II, e ilustró por medio de ejemplos concretos el reto de la unidad en la diversidad y el de la oferta y  la acogida de los dones de cada cultura por el bien común.

En la misa matinal del 2 de agosto con los residentes de la casa y algunos feligreses, cinco oblatas renovaron sus votos. El 3 de agosto, en un momento de intensa unidad, el “Padre Nuestro” fue proclamado en vietnamita. Entre los momentos de oración, sesión y comida, los consejos regionales, cuyos miembros son de distintos países pudieron reunirse, la presidenta tuvo encuentros individuales y de grupo. Muchas aprovecharon momentos de descanso bajo los grandes árboles ¡o saboreando un helado! A la alegría de estar juntas se unió cierto cansancio y así todas reemprendieron el camino con ánimo.

Consejo reg. Europa


Consejo reg. Am. Latina-Caribe

Consejo reg. Am. del Norte-Este

Consejo reg. Asia- Océano Indico

Consejo reg. Am. del Norte-Oeste  

Traductor- traductoras