3 motivos para llegar a ser oblata

  • Responder a una llamada a la vida consagrada, por amor a los demás, quedándose en su medio de vida habitual, guardando su trabajo y sus compromisos;
  • Cultivar un espíritu misionero;
  • Estar sostenida por un grupo reconocido en la Iglesia como instituto secular.

5 referencias para llegar a ser oblata

  • Cultivar en sí mismo el deseo de seguir a Cristo Jesús que queremos amar sobre todo;    
  • Como María, acoger al Espíritu Santo que nos prepara a trasformar el mundo en un espíritu de servicio;
  • Ejercerse a vivir el 5-5-5;
  • Comunicar con oblatas;
  • Adquirir, quedándose en su medio, la formación para asumir un compromiso cristiano responsable en el corazón del mundo.

¿Yo, oblata?

Tienes los requisitos previos si tú eres:

  • Mayor de edad
  • Libre de todo lazo matrimonial o de unión civil;
  • Cristiana, bautizada, y confirmada en la Iglesia Católica.

¿Cómo saberlo?  ¿Por dónde empezar?

  • Comunicas con una oblata directamente, si conoces a una;
  • Hablas con una persona en acompañamiento espiritual;
  • Puedes escribirnos, una oblata designada te orientará con placer.

Suscribirse al boletín

Síguenos en Facebook. (solo en francés)